ajax-loader-2
Francesc-Marc Álvaro | L’elector Joan Sales
4714
post-template-default,single,single-post,postid-4714,single-format-standard,mikado-core-2.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,mkd-theme-ver-2.1,vertical_menu_enabled, vertical_menu_width_290,smooth_scroll,side_menu_slide_from_right,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

19 nov L’elector Joan Sales

Hoy, en medio de la campaña electoral más importante para Catalunya desde 1980, se celebra el centenario del nacimiento del escritor y editor Joan Sales, autor de Incerta glòria, la mejor novela que se ha escrito sobre la Guerra Civil. ¿Qué votaría hoy Sales si aún estuviera entre nosotros?

Sales fue una patriota catalán que intentaba huir del partidismo y todavía más de la tendencia al sectarismo, que, demasiado a menudo, impregna ciertas empresas en este país. Todo lo que vivió durante la guerra, en la cual participó como oficial, lo vacunó contra la pulsión autodestructiva que los catalanes tenemos cuando olvidamos los valores que han hecho que nuestra nación no haya desaparecido, como ha pasado con otros pequeños pueblos europeos.

Cristiano heterodoxo, comunista breve que se desengaña pronto de la utopía que promete la dictadura del proletariado, republicano leal desfibrado por los errores de la II República (que le procesó), soldado del Exèrcit de Catalunya y catalanista que reconstruye el país desde la cultura y la sociedad, me parece que Sales esta vez votaría teniendo en cuenta más lo que no quiere que lo que dicen los partidos en sus programas. Creo que el 25 habrá muchos como Sales que cogerán una papeleta para frenar, sobre todo, la gran cantidad de porquería, mentiras y odio que se está vertiendo sobre nuestra sociedad.

Sales es autor de pocas obras, pero muy consistentes. En Cartes a Màrius Torres, un documento excepcional que nuestros jóvenes deberían leer, escribe esto, el 8 de mayo de 1937: «Pel que fa a la Barcelona de 1937, com a la de 1936, sospito que no n’arribarem a entendre res mentre algun historiador genial no inventi un nou mètode, el del ‘filldeputisme històric’; cada vegada estic més convençut del paper que en molts esdeveniments, que altrament resultarien incomprensibles, han jugat els agents dobles, els provocadors, els personatges més sòrdids i més tèrbols, els fills de puta de tota mena en una paraula». Palabras de ayer que describen bien fenómenos actuales.

Para alguien como Sales, que vio la destrucción de Catalunya en manos de «la mentira roja y la mentira negra», que tuvo que exiliarse en 1939, que regresó en 1948 para salvar las palabras y preparar el país del día siguiente, lo que hoy algunos observan como un drama sería un momento de respeto hacia nosotros mismos. El momento de plantear una batalla pacífica y cívica que a ningún demócrata de veras tendría que molestar.

En enero de 1938, Sales recoge que Dolores Ibárruri, Pasionaria, ha dicho que «los nacionalismos pequeño-burgueses son dignos del paredón». Para ciertas cosas, el tiempo no pasa.

Etiquetas: