ajax-loader-2
Francesc-Marc Álvaro | Esclaus i amos alhora
4944
post-template-default,single,single-post,postid-4944,single-format-standard,mikado1,mikado-core-2.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,mkd-theme-ver-2.1,vertical_menu_enabled, vertical_menu_width_290,smooth_scroll,side_menu_slide_from_right,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

21 mar 2014 Esclaus i amos alhora

Son una especie de huérfanos del sistema. Molestan a todos. Son creadores de riqueza pero no salen nunca en las fotos de las élites ni tienen bastante influencia ante los políticos. Son muchos y trabajan duramente, pero tampoco disponen de las protecciones y garantías de los asalariados. Se juegan a menudo su patrimonio pero no son reverenciados por los medios como los altos ejecutivos de las grandes corporaciones, capaces de vender humo. Hablo de los pequeños empresarios y de los autónomos, que el miércoles hicieron un acto en Barcelona bajo el lema «Diguem prou» para expresar los agravios que sufren, a causa de las administraciones, los bancos, el sector energético y las grandes empresas, esas que, como dice Josep González, presidente de Pimec, «pagan el 12% de impuesto de sociedades mientras nosotros, las pequeñas, estamos pagando una media del 24%». Son «esclavos y amos a la vez», en afortunada expresión de Vicenç Pagès Jordà en su última novela, Dies de frontera.

Entiendo el enfado de estas personas. Entiendo que se pregunten cómo se pueden rescatar bancos y que, después, no fluya el crédito hacia los que generan puestos de trabajo y oportunidades. Los políticos glosan siempre la importancia de las pymes y autónomos pero, sin embargo, a la hora de la verdad toman las decisiones pensando, sobre todo, en las empresas del Ibex 35, que -por cierto- el año pasado ganaron cerca de 20.000 millones y que, según González, «pagan a 171 días cuando la ley dice que hay que pagar a 60 días» sin que nadie haga nada para solucionarlo. Y la pelota va creciendo.

Los políticos hacen con el pequeño empresario y el autónomo lo mismo que con el científico y el profesional de la investigación: en campaña prometen inversiones y ayudas, pero después se olvidan. Cuando hablan con el pequeño empresario que se lo juega todo en su negocio, los políticos que se han instalado en la administración desde jóvenes me recuerdan a los curas que dan consejos sobre la vida en pareja. Si nunca has tenido que pagar una nómina e implorar un crédito para hacer realidad una idea, no quieras dar lecciones a quien se arriesga.

Un gran momento del acto organizado por Pimec fue cuando uno de los oradores cargó contra la corrupción política, un virus que intoxica la mayoría de partidos, todas las ideologías y todas las administraciones. Muchos aplausos. El pequeño empresario y el autónomo son conscientes de que, como parte más débil del espacio donde conviven el interés privado y el interés público, ellos son los más necesitados de unas reglas de juego que limiten al máximo los tejemanejes, los tratos de favor y la presión arbitraria sobre el que menos puede defenderse. En Catalunya, las pymes representan un 70,6% del empleo y un 56,6% del valor añadido bruto del sector privado.

Etiquetas: