ajax-loader-2
Francesc-Marc Álvaro | Si son policías
5947
post-template-default,single,single-post,postid-5947,single-format-standard,mikado1,mikado-core-2.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,mkd-theme-ver-2.1,vertical_menu_enabled, vertical_menu_width_290,smooth_scroll,side_menu_slide_from_right,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

06 mar Si son policías

Imaginen, por favor: una manifestación convocada por algunos sindicatos de los Mossos d’Esquadra se acerca hasta la puerta del Parlament. En medio del lío y de consignas guerreras, varios manifestantes –la cara cubierta con pasamontañas y máscaras– increpan, amenazan y acosan a personal técnico y a diputados de la Cámara catalana, especialmente al popular Alejandro Fernández, al socialista Miquel Iceta y a la líder de Cs, Lorena Roldán, que intentan abandonar el edificio. Los manifestantes –que rebasan sin problema el cordón de seguridad establecido y bloquean entradas y salidas– son mossos de paisano que señalan como enemigos a unos representantes de la ciudadanía.
 
Ante el riesgo evidente, Fernández, Iceta y Roldán solicitan protección a los agentes que vigilan la manifestación y a los servicios policiales del Parlament, pero la respuesta que reciben los deja helados: “¿Para qué? Si son policías”. Finalmente, vista la pasividad de aquellos que debían velar por su seguridad, los tres dirigentes abandonan el lugar a través de un túnel, para poder coger después un taxi. La experiencia es amarga, indigna e impropia de una democracia europea.
 

La experiencia es amarga, indigna e impropia de una democracia europea

 
La que se hubiera montado si esto llega a suceder de veras. Imaginen los titulares, sobre todo de cierta prensa, la que va describiendo un Ulster catalán inexistente: “La policía de Torra acosa a los líderes de la oposición” o “Los Mossos del procés , a la caza de los dirigentes constitucionalistas”. La Fiscalía entraría en acción sin dudarlo. Se crearía una comisión parlamentaria para investigar los hechos, y se reclamaría la dimisión del conseller de Interior y del presidente del Parlament. Carrizosa haría doce preguntas sobre el asunto, y los programas matinales de las teles privadas no hablarían de otra cosa, además de entrevistar en carrusel a las víctimas del acoso. Casado, Arrimadas y Abascal coincidirían en exigir un 155 de carácter permanente. Tampoco faltarían artículos sobre las influencias ultra en el cuerpo de los Mossos.

Etiquetas: